Diosa de la provocación

Diosa de la provocación

Como para no estar empalmado todo el día si cuando vas a ver una mansión para grabar escenas te recibe Jenaveve es para tirar abajo la puerta a pollazos. Te enseña la casa pero ya no prestas atención a las localizaciones, solo puedes fijarte en ella y se te pone más dura que el mármol de Carrara. Sabe lo que se trae entre manos, te está provocando desde que cruzaste la puerta y no te va a quedar más remedio que alquilarle la casa para conseguir hacer algo con ella.

Como para no estar empalmado todo el día si cuando vas a ver una mansión para grabar escenas te recibe Jenaveve es para tirar abajo la puerta a pollazos. Te enseña la casa pero ya no prestas atención a las localizaciones, solo puedes fijarte en ella y se te pone más dura que el mármol de Carrara. Sabe lo que se trae entre manos, te está provocando desde que cruzaste la puerta y no te va a quedar más remedio que alquilarle la casa para conseguir hacer algo con ella.

Diosa de la provocación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.